Actividades para despedir el verano y continuar aprendiendo

El verano nos está dando los últimos coletazos. Con la despedida de agosto y el principio de septiembre, a todos nos entran las prisas por aprovechar esos últimos rayos de sol de la temporada estival que, irremediablemente, darán paso, como cada 21 de septiembre, a los colores ocre y marrones que caracterizan al otoño. Los niños, además de aprovechar las últimas horas de las vacaciones, tienen una tarea añadida: volver a las rutinas y actividades los días previos a la cada vez más cercana vuelta al cole, que dará paso al nuevo curso 202-2023.

Sin embargo, todavía no está todo perdido. Al verano le quedan bastantes días por delante, y somos conscientes de que muchas familias deciden alargarlo un poquito más empezando sus vacaciones justo cuando estrenamos el mes de septiembre. Sea o no sea vuestro caso, lo cierto es que todavía nos queda algún que otro fin de semana para seguir disfrutando de las altas temperaturas y para seguir fomentando en familia el tiempo de calidad. Ya sabéis que, de acuerdo a los expertos, en la etapa adulta los niños se acordarán más de esas experiencias que hayan vivido con sus padres que de los regalos materiales que podamos hacerlos durante toda su infancia. Por eso, es muy importante reservar días en el calendario para seguir exprimiendo el verano junto a ellos.

¿Quién ha dicho que en las vacaciones de verano no se puede aprender? Aunque los niños no estén sentados en un pupitre, delante de un profesor y de una pizarra, es el tiempo perfecto para aprender de manera práctica. En esto, de hecho, el aprendizaje-servicio tiene mucho que decirnos: podemos aprovechar una salida al mercado para practicar las sumas y las restas, un paseo por la naturaleza para repasar la fauna y la flora general o la meteorología que caracteriza a los días estivales para recordar las características de cada estación del año.

Pero, además de ello, podemos llevar a cabo un montón de actividades en familia que, además de ser perfectas para aprovechar los últimos días de verano antes de volver al cole, también son geniales para seguir repasando y aprendiendo todos juntos.

A continuación, desde Agora Andorra International School os proponemos una lista con unas cuantas para que podáis elegir, tengáis o no vacaciones en este mes de septiembre que estamos a punto de estrenar.

Una escapada a alguna playa cercana a casa

Aprovechando que en septiembre los precios de los destinos más turísticos bajan un poco, es un momento perfecto para hacer una escapada de última hora y que los niños disfruten (o vuelvan a disfrutar) del mar.

Una escapada a algún destino rural

Igual de enriquecedor que ir al mar es elegir algún destino rural donde los niños puedan disfrutar de otro tipo de naturaleza (con todos los beneficios que ello conlleva de cara a su bienestar físico y mental).

Irá genial, sobre todo, para descargar nervios y estrés de cara a la vuelta al cole.

Preparar un paseo por la naturaleza (con picnic incluido)

Si no podéis hacer ninguna escapada de varios días, sí que podéis, por ejemplo, reservar un día en vuestro calendario para dar un paseo por algún bosque cercano que tengáis por casa.

Las horas previas, podéis preparar todo lo necesario para un picnic en compañía de los niños y, después, elegir algún sitio chulo en el bosque para sentaros a disfrutar de vuestra merienda.

Ir al circo (o al cine)

Aunque el verano está a punto de terminar, las temperaturas nocturnas siguen siendo muy agradables en la calle. Por eso, son muchos los circos ambulantes que continúan su actividad durante todo el mes de septiembre. ¿Se os ocurre algún plan mejor para decir adiós al verano?

Si no tenéis ninguno cerca de casa, también podéis optar por ir a algún cine de verano, de los que todavía se celebran en los pueblos y en los distritos de muchas ciudades.

Empezar a preparar la vuelta al cole

De acuerdo a los expertos en educación, es una buena idea que los niños empiecen a adaptarse a las rutinas los días previos a la vuelta al cole. Por eso, podéis ir repasando el material escolar que tienen de sobra del año pasado, apartando lo que es para tirar y lo que puede utilizarse este curso, haciendo la lista de la compra de todo lo que necesiten nuevo y, por último, ir en familia a comprarlo.

Además, durante la semana previa sería bueno que empiecen a irse a dormir y a levantarse, poco a poco, a la hora a la que tendrán que hacerlo cuando empiecen las clases.

Escribir un diario con todo lo que hemos hecho en estos meses sin clase

Los dos meses del verano son tan largos que dan para escribir un libro. A fin de fomentar el agradecimiento en los pequeños de la casa, una buena idea es escribir en un diario todos los planes que han hecho durante esta temporada estival, y los sentimientos que han brotado en ellos con cada plan.

Con esta actividad, además, también estaréis fomentando la escritura y la ortografía.

08 / 09 / 22