La amistad en la adolescencia y por qué en Agora Internacional School Andorra creemos que es tan importante

La amistad es un valor fundamental en cualquier etapa de la vida y a todas las edades, pero en la adolescencia, los amigos cumplen un papel muy importante en el desarrollo madurativo.

«Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y enriquece más aún por lo que de nosotros mismos nos descubre, que por lo que de él mismo nos da» afirmaba Miguel de Unamuno y lo cierto es que los amigos nos enriquecen, nos hacen sentir más completos y, si son amistades bien entendidas y llevadas, nos ayudan a ser mejor personas.

«La amistad debe estimularse desde las primeras edades, cuando las conductas insolidarias y egocéntricas son frecuentes» recomienda Juan Sánchez Muliterno, presidente de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles. A partir de ese momento, el desarrollo del niño empieza a modelarse, ejerce en él influencia también el entorno y comienza a realizar acciones a favor de los demás y es cuando «el egocentrismo inicial va dando paso a una conducta amigable y así conoce a sus primeros amigos», asegura este experto.

Los primeros amigos de la infancia son muy importantes en el desarrollo de la socialización y van dando forma a la manera de comunicar y relacionarse de los niños con sus iguales. Cuando llegan a la adolescencia la importancia de los amigos es aún mayor: los adolescentes pasan de tener a los padres como principal referente a que ese lugar lo ocupen los amigos.

¿Por qué es tan importante la amistad en la adolescencia?

Los adolescentes necesitan cultivar relaciones de amistad y necesitan que esos vínculos se creen con sus iguales, es decir, los padres pueden tener una muy buena relación y una comunicación basada en la confianza con sus hijos, pero los adolescentes necesitan amigos de su edad y también necesitan que los padres den ejemplo, sean capaces de poner límites y adopten el papel de educadores: «Pienso que puedes tener una buena amistad con tu hijo siendo padre, pero ser padre engloba muchas cosas. Además, el concepto de amistad está confundido porque yo, como buen amigo que soy de alguien, si veo que algo que está haciendo le hace daño se lo voy a comunicar, no se lo voy a permitir. Y ser amigo de mi hijo puede ser también eso, decirle que va por mal camino y orientarle. Además, también hay que ser un padre durante el tiempo en el que nuestros hijos necesiten referentes donde se puedan ver reflejados, pero si los padres somos unos tarambanas incapaces de ponernos normas a nosotros, ¿cómo se las vamos a poner a ellos? Y la amistad con un hijo es para cuando se la gane», sostiene Pedro García Aguado, asesor y mediador experto en malos comportamientos en adolescentes y en prevención y tratamiento de las conductas adictivas, conocido además por ser ex jugador de waterpolo y presentador del programa televisivo “Hermano  Mayor”.

Cuando los niños van entrando en la adolescencia empiezan, por lo general, a pasar más tiempo con los amigos y menos con los padres y esta evolución es algo normal, además de ser positiva para su desarrollo. Los amigos se convierten en un pilar fundamental de los adolescentes y esto se debe a que la amistad en esta etapa cumple las siguientes funciones:

  • Desarrollo afectivo: «Los amigos son necesarios para el gozo y para el dolor» sostenía el autor y conferenciante Samuel Paterson. En la adolescencia la amistad es vital para el desarrollo afectivo. Los adolescentes afrontan muchos cambios a nivel cognitivo, físicos, emocionales, sociales y morales, entre otros. La adolescencia es una etapa muy convulsa y los amigos son las personas que están viviendo lo mismo que ellos, por lo que sienten que son los que mejor les pueden entender. Buscan en los amigos poder comunicar libremente sus dudas, sus inquietudes, sus miedos, sus preocupaciones y sus anhelos sin sentirse juzgados y sintiéndose comprendidos y acompañados. Hablan el mismo idioma y comparten momento vital, por lo que el vínculo es muy fuerte.
  • Afrontar cambios sociales: la adolescencia es el fin de la niñez y el inicio del camino hacia la edad adulta. En este momento vital se producen cambios sociales también muy importantes, como por ejemplo el paso al instituto, la aparición de ciertas responsabilidades, las primeras relaciones amorosas o de pareja, etc. Ante todos estos cambios tan importantes, los adolescentes buscan la comprensión, la empatía y la afinidad entre su grupo de iguales.
  • Búsqueda de identidad propia: en la adolescencia se inicia con más fuerza la búsqueda de la identidad propia. Esta búsqueda se irá prolongando durante la etapa adulta, pero es cuando somos adolescentes cuando buscamos quiénes somos fuera del núcleo familiar y los amigos son una figura fundamental en este proceso.
  • Refuerzo de autoestima: la amistad es vital en la adolescencia para el refuerzo de la autoestima. Los adolescentes buscan sentirse queridos, apoyados y aceptados por su grupo de iguales. Hay una necesidad de satisfacer el sentimiento de pertenencia muy fuerte.
  • Definición de los valores propios: el niño escogerá amigos con rasgos, valores, actitudes o ideas muy similares a los suyos y de esta manera va asimilando y asentando también sus propios valores y su personalidad.
  • Confianza y comprensión: en la adolescencia el niño empieza a entender y a desarrollar más valores como la confianza. Buscan y ofrecen comprensión entre sus iguales y el sentimiento de lealtad en las amistades adolescentes es muy marcado.

No obstante, hay que tener presente que los amigos también pueden ser, en ocasiones, fuente de presión y la necesidad de sentirse aceptados puede llevar a los adolescentes a hacer cosas que no sienten, quieren o que no aprueban. Para que los adolescentes aprendan a poner sus propios límites tienen que ser conscientes de qué son los límites y estar familiarizados con ellos. Para que ellos pongan límites los padres y educadores también deben ponerlos: «La excesiva permisividad y la excesiva sobreprotección son preocupantes. Como no queremos que sufran les damos todo lo que piden, les hacemos vivir en Walt Disney cuando la vida real es The Walking Dead. Les engañamos y luego se dan de bruces con la realidad. Nosotros debemos aprender a decirles NO y ellos deben aprender a frustrase» argumenta el profesor, asesor familiar y conferenciante Francisco Castaño.

Amistad multicultural en Agora Internacional School Andorra

En nuestro colegio los estudiantes tienen la oportunidad de relacionarse y convivir con alumnos de diferentes nacionalidades en un entorno natural de gran valor medioambiental y paisajístico, lo que les permite tener una mentalidad más abierta, tolerante y multicultural.

No solo durante las clases y en el día a día del centro los alumnos establecen y trabajan los vínculos de compañerismo y amistad, además, durante los fines de semana tienen la posibilidad de quedarse en la residencia para compartir sesiones de estudio dirigido, actividades deportivas y salidas culturales pasando más tiempo con sus amigos a la vez que enriquecen sus relaciones.

Mediante la práctica deportiva, pilar muy importante también en nuestro colegio, los alumnos también hacen amigos y profundizan en valores como la solidaridad, la confianza y el trabajo en equipo.

10 / 05 / 21