Desarrollo de profesiones STEM: impulso desde el colegio

Las carreras STEM son aquellas que engloban habilidades y salidas profesionales del ámbito de las cuatro disciplinas de cuyo nombre en inglés se forma este acrónimo: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

La física, la bioquímica, biología, ingeniería informática, robótica, genérica, ciberseguridad o medicina son algunas de las muchas profesiones que pueden etiquetarse como STEM. Todas ellas, con algunas diferencias por sectores, son carreras profesionales con una demanda alta y de calidad, ya que requieren mano de obra muy cualificada. Así lo estiman todos los informes sobre el mercado laboral publicados en los últimos años, donde se evidencia el crecimiento exponencial de las profesiones STEM. Es el caso del Randstad Research Flexibility@work 2021 y del X Informe Infoempleo Adecco sobre titulaciones con más salidas profesionales.

En este último, publicado en el 2020, se señala que “Por áreas funcionales, se puede observar que son las de ingeniería y producción y de tecnología, informática y telecomunicaciones las que aglutinan un mayor número de ofertas”. Entre las dos, añade, “suman el 36,5% gracias al aporte del 18,5% que hace la primera y al 18% de la segunda”.

La educación, gran aliado de las profesiones STEM

Este horizonte tan optimista de las profesiones y carreras STEM invita a potenciar su interés por ellas en los más jóvenes, y no hay mejor forma de hacerlo que desde el ámbito educativo. Es por ello que los colegios y también las instituciones educativas están reforzando mucho el desarrollo de las habilidades relacionadas con estas disciplinas desde las primeras etapas escolares. Los colegios lo hacen a través de proyectos y actividades adaptadas desde educación infantil y las instituciones, desarrollando iniciativas que fomenten el trabajo en los centros educativos de las carreras STEM.

Dos ejemplos de esto último son el plan STEMadrid y de STEAMcat, programas educativos de la Comunidad de Madrid y de Cataluña respectivamente. El segundo añade una ‘A’ a su acrónimo porque en algunos foros se incorpora también el concepto “Artes” a las cuatro disciplinas que dan forma a este término con el que los niños se empiezan a relacionar desde muy pequeños.

Cada programa funciona de una manera determinada, pero el objetivo es el mismo: fomentar el interés y la motivación por las carreras de todo el alumnado, sin distinción de sexos, además de ayudar a los estudiantes a adquirir habilidades y competencias transversales que requieren este tipo de carreras y profesiones.

Este tipo de planes institucionales suponen un gran impulso para las profesiones STEM en los colegios e institutos, cuya labor es esencial para poder revertir datos que no son positivos. Y es que, según datos del último informe sobre carreras STEM de la Conferencia de Rectores de universidades Españolas (CRUE), entre el 2010 y 2017 las matriculaciones de estas titulaciones se redujeron en un 6,1% y la tasa de abandono es del 37,5% al 49,9%, más alta que en otras ramas de la enseñanza. El informe ve una relación directa entre ambas variables.

Tampoco son datos positivos los relativos al papel de la mujer en las carreras STEM, ya que hay estudios e informes fiables que muestran una brecha de género en estas profesiones: solo un 30% de las mujeres del mundo estudia carreras de ingeniería, la mayoría de las mujeres cobra menos que los hombres y tienen mayor probabilidad de abandonar sus respectivas carreras.

Cómo potenciar las profesiones STEM en al ámbito educativo

Las profesiones STEM se estudian en la universidad, pero es en la etapa escolar cuando los estudiantes empiezan a familiarizarse con ellas. Y lo hacen bien temprano en aquellos centros, como es el caso de Agora Andorra International School, que apuestan por la Educación STEM.

El objetivo no es solo el de descubrir estas disciplinas a los alumnos, sino hacerlo en igualdad de condiciones y con una aplicación práctica. En este tipo de enseñanza aprendizaje, los estudiantes trabajan mucho en equipo y en proyectos a medio plazo que además son, a menudo, interdisciplinares. Y la dinámica es siempre parecida: deben construir, idear, resolver, reflexionar y experimentar, entre otras tareas, acerca de aquello que trate la actividad o proyecto en cuestión.

La resolución de problemas reales, la innovación y creatividad, el fomento del pensamiento crítico, la interdisciplinariedad, sobre todo en la etapa de Educación Secundaria Obligatoria, y la igualdad género son características inseparables de la Educación STEM, el gran impulso que la educación puede dar a estas profesiones y carreras.

01 / 07 / 22