En Agora Andorra fomentamos el esquí entre los estudiantes por sus beneficios para el aprendizaje

Seguro que te suenan demasiado todos los beneficios que guarda la práctica deportiva. Y cuál es su relación con un buen rendimiento académico. Por tanto, sabrás que los niños deberían practicar cualquier deporte para mejorar sus resultados académicos, su salud física y también su salud mental. Pero, ¿sabías los beneficios que reporta el esquí sobre ellos? Incluso, la ciencia ha hablado sobre ellos.

El esquí ayuda a calmar la ansiedad

De acuerdo a un nuevo estudio publicado en la revista Frontiers in Psychiatry, la práctica de esquí ayuda a reducir los cuadros de estrés y de ansiedad. De esta manera, analizaron a un grupo de esquiadores suecos durante 31 años para demostrar que tienen un riesgo significativamente menor de desarrollar ansiedad que aquellos que no practican este deporte.

En concreto, un 60% menos, independientemente de su nivel educativo, su edad o su sexo. Y es que, la diferencia entre el esquí y otras actividades deportivas está en que el entorno natural donde se practica este deporte mejora la sensación de bienestar. Además, proporciona distracción y satisfacción que ayuda a equilibrar la mente, de acuerdo a James Maddux, profesor del departamento de psicología de la Universidad George Mason y uno de los autores de la investigación.

Además, desde el blog especializado de PromoFarma aseguran que el esquí también ayuda a sentirse mejor mentalmente. Al descender por la pista se genera una sensación de peligro que hace que el cerebro segregue diferentes hormonas, como la adrenalina, la dopamina o la serotonina que, en conjunto, proporcionan una sensación de libertad y bienestar al cuerpo y la mente combatiendo, así, el estrés, la ansiedad y la tensión muscular.

Siguiendo con los beneficios psicológicos, el esquí es el deporte perfecto para trabajar la concentración y la atención infantil, pues tendrán que poner todos los medios que están en su mano para intentar no desviarse ni tener un accidente. Así que se olvidarán de distracciones externas y, esa concentración, seguirán manteniéndola a la hora de estudiar el currículo académico.

El esquí: deporte perfecto para los niños

A los beneficios emocionales y psicológicos del esquí habría que sumar los beneficios físicos, que los tiene todos los deportes.

Esta práctica deportiva en concreto ayuda a los pequeños a mantener y controlar el equilibrio, a la vez que trabajan la coordinación y las habilidades psicomotrices. Por no hablar del atractivo que el medio nevado tiene para ellos y su diversión.

Eso sí, hay que tener en cuenta que es una actividad deportiva de gran esfuerzo, por lo que los niños podrán tener un gran desgaste físico tras la práctica, así que hay que controlar muy bien su alimentación.

Ski School en Agora Andorra

En Agora Andorra somos tan conscientes de esos beneficios que, dentro de nuestro proyecto de deporte de alto rendimiento tenemos la ‘Ski School’, una escuela de alto rendimiento destinada a la formación profesional de esquiadores en el entorno único que aporta Andorra y la proximidad de nuestras instalaciones con las pistas de esquí (a apenas 10 minutos).

A sabiendas de ello, los estudiantes desde Educación Infantil hasta primero de Bachillerato pueden participar en el programa de esquí escolar, impartido por monitores titulados de la escuela de Vallnord y nativos ingleses (para aportar también el bilingüismo a su formación). Durante la temporada de invierno, todos los alumnos que lo deseen en grupos de entre seis y 8 participantes por profesor y por niveles, disfrutarán de una jornada semanal de este deporte gracias a la escuela de esquí que ofrece el colegio.

El deporte y su relación con el rendimiento académico

A los beneficios específicos del esquí en el aprendizaje hay que sumar los que tiene como práctica deportiva en sí misma. No son pocos los estudios científicos que han demostrado que practicar cualquier tipo de deporte afecta positivamente al rendimiento académico a cualquier edad.

«Practicar deporte activa las zonas cognitivas del cerebro relacionadas con la atención, concentración y memoria. Por tanto, ayuda a mejorar el rendimiento académico», asegura a La Vanguardia Alba Pardo, profesora del Grado de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Además, hace unos años, investigadores de la Universidad Estatal de Saginaw Valley (en Estados Unidos), de acuerdo a la web especializada Psicología y Mente, demostraron que el ejercicio físico ayuda a obtener mejores notas. ¿Por qué? Por algo que ya hemos comentado: practicar deporte ayuda a aliviar la ansiedad. En concreto, analizaron los hábitos de ejercicio de 266 estudiantes, concluyendo que los que realizaron ejercicio enérgicamente tenían puntuaciones más altas en rendimiento académico que aquellos que no lo hicieron.

En relación a este encontramos otro estudio publicado en el British Journal of Sports Medicine que afirmaba que los niños que son más activos deportivamente, rinden mejor en el colegio. En concreto, su análisis demostró que los que practican deporte obtenían mejores puntuaciones en matemáticas, inglés y ciencia.

21 / 10 / 21